San Petersburgo se encuentra en el noroeste de Rusia. Es la segunda ciudad mas poblada y además es la capital cultural de Rusia.

El área en donde hoy se encuentra San Petersburgo, desde los primeros años de la existencia de la antigua Rusia, perteneció a la gran región de Novgorod.

En 1300, Torkel (un mariscal de Suecia) llegó aquí y fundó Landskron, la fortaleza de la “Corona de la Tierra”.Los novgorodianos han estado en posesión de toda el área durante 200 años.

San Petersburgo fue fundada por  Pedro El Grande el  16 de mayo de 1703 (según el antiguo calendario – 27 de mayo).

Inicialmente, la ciudad se llamaba San Pedro Burch en honor del Apóstol Pedro. La raíz holandesa del nombre de la ciudad es  porque Pedro estudio y vivió  durante mucho tiempo en varios países europeos y sobre todo en Holanda. Sin embargo, ya en 1720, la ciudad cambió su nombre a  San Petersburgo.

El primer edificio de la nueva ciudad fue  la fortaleza. Que hoy se conoce como la Fortaleza de San Pedro y San Pablo. Fue establecida en la Isla  Zaiachiy (conejo), justo al lado de la orilla derecha del río Neva. La ciudad se extendió hacia el exterior de la fortaleza. Como no había suficientes piedras, Pedro prohibió la construcción de edificios de piedra en toda Rusia, a exepción de San Petersburgo. ón de [�2���F

Fortaleza de San Pedro y San Pablo

La construcción de estructuras urbanas fue dirigida por ingenieros extranjeros invitados, y el trabajo de construcción fue realizado por albañiles de todo el país. Para la rápida construcción de la ciudad, el Zar prohibió la construcción de piedra en todo el país, lo que causó una afluencia de especialistas en la nueva ciudad.

Ya en 1712, una ciudad muy joven se convirtió en la capital del Imperio ruso.

 La capital de San Petersburgo permaneció durante más de dos siglos hasta la revolución de 1918.

En enero de 1725 muere Pedro I, pero la historia de San Petersburgo continúa.

La historia de los palacios de invierno de San Petersburgo comienza en 1711, cuando, siguiendo las instrucciones de Pedro I, se construyó una pequeña “casa de madera al estilo holandés”. Pero ya en 1712 fue reconstruido y convertido en un verdadero palacio. Pronto, el segundo Palacio de Invierno fue construido de acuerdo con el proyecto de I. Matarnovi.

Y solo unos años después, el arquitecto D. Trezzini construyó el tercer Palacio de Invierno, utilizando el segundo palacio como la parte occidental del nuevo edificio. Luego siguió el cuarto y quinto. El sexto Palacio de Invierno , completado por el gran arquitecto Rastrelli en 1762, se convirtió en el más famoso .Desde ese momento hasta el presente, sigue siendo el sello distintivo de la ciudad.

En 1764, se construyó el Hermitage.

Durante más de 250 años de existencia, se ha convertido en el museo más grande de Rusia y uno de los más famosos del mundo. Atrae a millones de turistas de todo el mundo anualmente.

Museo Estatal Hermitage

1917 fue el año en que comenzó la revolución. La revolución de febrero derrocó al régimen zarista, que fue reemplazado por el Gobierno Provisional y el Soviet de Petrogrado. Esto fue seguido por la Gran Revolución de Octubre y la Guerra Civil.

En 1918, Moscú se convirtió nuevamente en la capital de Rusia.

La Segunda Guerra Mundial dejó su fuerte impronta en la historia de la ciudad. El bloqueo de Leningrado duró 872 días , del 8 de septiembre de 1941 al 27 de enero de 1944. Hasta ahora, no hay datos precisos sobre el número de muertes: varias fuentes hablan de víctimas de 300 mil a 1.5 millones. Según las cifras oficiales, esta cifra es de unos 700 mil. El 1 de mayo de 1945 fue galardonado con el título de ciudad heroica .

El centro histórico de San Petersburgo ha sido designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La ciudad cambió de nombre varias veces: se llamó Petrogrado, de manera rusa y más patriótica, al entrar Rusia en 1914 en la Primera Guerra Mundial y luchar contra Alemania. en 1924 recibió el nombre de Leningrado, en honor al jefe revolucionario Vladímir Lenin.

En 1991, y tras un plebiscito, se volvió a llamar San Petersburgo.

Catedral de la Sangre Derramada

San Petersburgo destaca por sus “noches blancas” en mayo y junio, cuando el sol apenas se pierde bajo el horizonte.

Noches blancas

También te puede gustar:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *